Teile

En un contexto político marcado por la votación sobre restauración de la naturaleza en el Parlamento Europeo, la viticultura del continente se enfrenta a retos apremiantes.

Vísperas de la destacada cita en PROWEIN (Düsseldorf), la Asamblea de Regiones Europeas Vitícolas (AREV) expresa su profunda preocupación por el panorama sombrío que envuelve al sector. Las recientes manifestaciones no han generado compromisos concretos, y la AREV hace un llamado urgente a la sensibilización y la acción por parte de los eurodiputados entrantes.

Es evidente que la viticultura europea se encuentra en una encrucijada crítica, y la AREV insta a los futuros representantes del Parlamento a no descuidar la importancia de este sector en sus discursos y agendas políticas. A menos de 100 días de la renovación del Parlamento, la AREV exige que los partidos políticos cumplan sus compromisos con la viticultura, instando a una auténtica voluntad política para revertir la situación.

La preocupación de la AREV se extiende también a la disminución del consumo en ciertos segmentos de vino y al impacto devastador del cambio climático en los viñedos. Abogamos por soluciones que adapten la producción a estos desafíos, promoviendo una colaboración estrecha entre regiones, países y la Comisión Europea. En lugar de buscar culpables, la AREV aboga por un enfoque conjunto para encontrar soluciones sostenibles.

En este periodo preelectoral, la AREV convoca a una movilización sin precedentes de actores políticos y profesionales, llamando a trabajar juntos en la búsqueda de soluciones efectivas para asegurar el futuro sostenible de la viticultura europea.