Comparte

Irlanda ha aprobado el pasado 22 de mayo el Reglamento de Salud Pública (Alcohol) (Etiquetado) de 2023 y las disposiciones restantes del artículo 12 de la Ley de Salud Pública (Alcohol),legislando nacionalmente el etiquetado del vino, asimilándolo su consumo al consumo nocivo de alcohol y sin hacer distinción respecto a las bebidas alcohólicas de alta graduación. 

A sabiendas de que es una infracción del mercado único, tal y como manifestó la directora de la unidad de control del tabaco y el alcohol del Ministerio de Sanidad irlandés, Claire Gordon, en un acto organizado por la Presidencia sueca del Consejo de la UE el pasado 1 de febrero, este reglamento entrará en vigor en Irlanda el 22 de mayo de 2026.

 

Irlanda ha dado un paso más en la decisión unilateral de etiquetar las bebidas alcohólicas, independientemente de su graduación, aprobando hace unos días, el Reglamento de Salud Pública (Alcohol)(Etiquetado) de 2023 y las disposiciones restantes del artículo 12 de la Ley de Salud Pública (Alcohol).

“La decisión de las autoridades irlandesas de promulgar la ley sobre el etiquetado de las bebidas alcohólicas nos deja muy perplejos”, ha manifestado el Secretario General de la AREV, Francisco Martínez Arroyo.

Cabe señalar que 13 Estados miembros de la UE ya habían expresado su oposición y la AREV, allá por febrero ya había alertado hace unos meses que la no manifestación por parte de la Comisión acerca de esta propuesta ponía en riesgo el trabajo democrático conjunto, hecho para acordar una armonización de criterios sobre el etiquetado.

A pesar del final del plazo de notificación de 90 días a la OMC, Irlanda no ha querido tener en cuenta el hecho de que 10 países (entre ellos los Estados Unidos y México) han expresado su oposición, y que el proyecto de reglamentación irlandés aún deberá ser discutido a nivel de la OMC en el próximo Comité Técnico sobre los Obstáculos al Comercio previsto para el 21 de junio“, ha dicho el secretario General.

En febrero dirigimos una carta al Comisario de Agricultura y a la Comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria una carta, pidiéndoles su un posicionamiento expreso ante la pretensión unilateral de Irlanda, de etiquetar las bebidas alcohólicas, independientemente de la graduación, sabiendo que las competencias son de salud pero que Europa debe trabajar de forma trasversal en los asuntos que afectan a diferentes áreas delas regiones europeas, en este caso, al tejido socioeconómico y ambiental delas zonas rurales vinculado al sector vitivinícola, a la cultura de Europa” ha manifestado Martínez Arroyo.

“Ha sido unos días después de la promulgación de la ley por parte de Irlanda cuando hemos recibido noticias de la Sra. Comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, quien a indicado a la AREV que la Comisión no emitió ninguna reacción en virtud de la Directiva sobre la transparencia del mercado único ni del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y que la Comisión ha estado trabajando en medidas para mejorar la información y los conocimientos sanitarios de los consumidores, incluido el posible etiquetado de las bebidas alcohólicas y se encuentran preparando una evaluación de impacto, realizando para ello un amplio ejercicio de recopilación de datos y pruebas. Confiamos en que también tengan en cuenta los estudios respecto al vino, vinculados a nuestra Dieta Mediterránea, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO”, ha señalado Martínez Arroyo, quien también ostenta la presidencia de la Fundación Dieta Mediterránea.

La AREV siempre se ha opuesto a las medidas propuestas por Irlanda que equiparan sin distinción el uso y el abuso del alcohol. El hecho de no distinguir entre niveles de consumo envía un mensaje incorrecto y poco claro a los consumidores y no les proporciona un mensaje cualificado sobre los riesgos reales para su salud. Asustar a los consumidores con mensajes extremos, con la esperanza de incitarles a no beber alcohol, es una manera paternalista de tratar un verdadero problema y demuestra también una falta de comprensión de los verdaderos fenómenos y razones del abuso del alcohol.

La AREV, apoya firmemente la puesta en marcha de acciones para combatir el cáncer, y para ello considera que la noción de consumo responsable debe estar en el centro de las políticas de prevención y de lucha contra el consumo excesivo e insta a sus representantes territoriales en las regiones vitícolas de Europa que intensifiquen las acciones para explicarla importancia cultural, social y económica del vino y educar a la población aun consumo consciente y moderado.

La AREV recuerda que la ley irlandesa fragmenta el mercado único europeo y representa un obstáculo a los intercambios y que, a nivel europeo, el etiquetado del contenido alcohólico ya está armonizado por el Reglamento 1169/2011 (Información alimentaria al consumidor)y el Reglamento 2021/2117 (OCM única) y confía que en el próximo Comité Técnico sobre los Obstáculos al Comercio previsto para el 21 de junio arroje cordura y equilibrio, instando a modificar esta reglamentación para adaptarla a la legislación y acuerdos armonizados de la Unión Europea.